Ahorrar dinero con una mudanza compartida

Qué es una mudanza compartida

Cualquiera que haya jugado alguna vez en equipo sabe lo beneficioso que puede ser compartir esfuerzos y recursos para lograr un objetivo común. No siempre encargarse de todo por nuestra cuenta es la mejor solución y cuando hay que realizar una mudanza esto se puede aplicar en dos sentidos. Por un lado, podemos emplear los servicios de un equipo profesional de mudanzas, que nos facilitará todo el proceso. Y por otro se puede “jugar en equipo” también la propia mudanza, compartiendo los servicios de traslado con otros que tengan un trayecto y necesidades afines con las nuestras. Una mudanza compartida puede suponer una solución óptima y económica a nuestras necesidades.

 

Qué es una mudanza compartida

Las empresas de mudanzas se esfuerzan por lograr la eficiencia, por lo que planifican sus trabajos de tal manera que los camiones de mudanzas se llenen a su máxima capacidad, especialmente en los traslados de larga distancia cuando los remolques grandes tienen que viajar cientos e incluso miles de kilómetros. Para mantenerse eficientes, los transportistas intentan llenar todo el espacio de los camiones, por lo que pueden asumir la mayor cantidad posible de cargas y transportar varios envíos que recorren la misma ruta en movimiento a la vez.

Esta combinación de envíos se conoce como mudanza compartida o movimiento de carga compartida: dos o más clientes comparten un camión que va en la misma dirección y se reparte así el costo de trasladar las pertenencias al destino de entrega. El precio final se comparte en función del espacio ocupado en el camión.

Por lo tanto, al compartir el espacio del camión de mudanza, también se compartirán los gastos; solo se pagará por el espacio real que ocupan los artículos en el vehículo de mudanza y no por todo el camión.
Así en caso de que no tengamos suficientes artículos para llenar un camión de mudanza completo, compartir el espacio nos reducirá costes.

 

Ventajas y desventajas de una mudanza compartida

 

Ventajas de una mudanza compartida

Cuando se plantea una mudanza pequeña (un apartamento de una habitación, por ejemplo) o moviendo solo algunos artículos (un conjunto de muebles, unas cuantas cajas), la mudanza compartida es una buena opción.

La principal ventaja en este caso es el ahorro en los gastos, ya que se podrá contar con un equipo de mudanza profesional a un menor coste. Es una buena solución, tanto desde el punto de vista logístico como económico. Compartiremos el espacio en la camioneta de mudanza con otros clientes, lo que automáticamente significa que también compartimos los costos de transporte. Esa será la forma más barata y eficiente de mover nuestras pertenencias por el trayecto elegido.

Si el volumen de nuestro equipamiento a trasladar excede estas consideraciones, pero aún, no es suficiente como para completar el espacio de un gran traslado, las empresas de mudanzas suelen ofrecer servicios específicos de pequeñas mudanzas. De este modo toda la posible gama de tamaños quedaría cubierta en buenas condiciones.

Podremos contar con todos los servicios y la seguridad de una mudanza profesional. Es recomendable Hacer un inventario detallado de los artículos que serán transportados en un camión de mudanza compartido. Se suele incluir una declaración de la condición actual de cada artículo en su envío, así como varias fotos de las pertenencias. De este modo tendremos asegurada la cobertura que nos protege, en caso de que surja algún inconveniente en alguna de nuestras pertenencias mientras están bajo la custodia de la mudanza.

Podemos obtener un seguro de mudanza adecuado para garantizar nuestra tranquilidad. Los transportistas profesionales tienen el equipo especializado, la amplia experiencia y los conocimientos técnicos para garantizar la mejor protección posible para nuestros artículos, pero para maximizar la seguridad suele ser posible adquirir un seguro de mudanza adicional. La compañía de mudanza generalmente nos asesorará sobre su conveniencia en caso de trasladar equipamiento frágil.

Desventajas de compartir la mudanza

Debemos tomar la precaución de marcar claramente nuestros artículos. El etiquetado adecuado es de suma importancia cuando se comparte el espacio de un camión de mudanzas; ayudará a evitar que se mezclen nuestros artículos con las pertenencias de otras personas que viajan en el mismo camión. Por lo tanto, hay que asegurarse de etiquetar todas nuestras cajas y enseres con el nombre y destino final. En algunos casos será necesario detallar el contenido de las cajas y las instrucciones de manipulación necesarias. Normalmente la empresa de mudanzas nos dará instrucciones claras de etiquetado, por lo que no es tanto una desventaja como una precaución necesaria pero sencilla de seguir.

Al compartir una mudanza, no obtendremos una fecha de entrega garantizada tan rápida y precisa como en una mudanza individual, ya que el camión tendrá que detenerse en algunas ubicaciones diferentes y esperar hasta que los envíos se carguen o descarguen. Si no tenemos mucha prisa, esto no será un problema; nuestros artículos tardarán un poco más en llegar, pero llegarán en el plazo acordado y a mejor precio.