permiso por mudanza

¿Puedo pedir permiso por mudanza en el trabajo?

Mudarse a una nueva casa puede ser una tarea que requiere tiempo y dedicación para todos los involucrados. Antes de la mudanza, se necesita mucha organización y tener listos muchos detalles tanto del hogar que se deja como al que se llega.  A eso hay que sumarle los trámites administrativos o permisos que pueden estar asociados a un traslado de lugar de residencia habitual, por ello, es recomendable pedir el permiso por mudanza en el trabajo.

Muchos de estos elementos no siempre se pueden organizar fuera del horario laboral, desafortunadamente, ya que a menudo las personas y profesionales implicados tienen un horario determinado.  Es por esto que suele surgir la cuestión sobre si los trabajadores tienen derecho a disponer de algún tiempo libre, o algún tipo de permiso, cuando se mudan de casa.

Los días de permiso por mudanza que te corresponden

En España el personal dispone de la posibilidad de pedir un día libre para mudarse de casa, sin que ello afecte a sus vacaciones anuales. Así aparece recogido en el artículo 37 del Estatuto de los Trabajadores. Se trata de un día libre que deberá ser remunerado en la misma forma en que si hubiera sido trabajado.

Si una persona no conoce su derecho personal a los días libres anuales, esto es algo que debe consultar en el convenio de la empresa o en el contrato de trabajo.  Algunos sectores permiten en sus convenios más días libres adicionales, pagados o no, para ocasiones especiales, entre cuyos supuestos aparecen de modo habitual las mudanzas de la vivienda de residencia. De modo que en algunas ocasiones será posible disponer legalmente de días adicionales al dispuesto de manera general en el Estatuto de los Trabajadores.

Debe tratarse de una mudanza del domicilio de residencia habitual, por lo que no estaría recogido este derecho cuando se trata de una mudanza realizada en segundas residencias o por motivos que no impliquen cambio de domicilio, como reformas de importancia en el hogar.  Tampoco se distinguen entre mudanzas a corta o larga distancia, por lo que no se dispondría, en principio, de un plazo mayor en caso de mudarse a un lugar más alejado.  En esos casos, no contemplados o detallados en el Estatuto, habría que estudiar cada convenio sectorial y ver qué posibilidades se ofrecen.

¿Con cuánto tiempo de antelación hay que solicitar el permiso por mudanza?

Es bastante habitual solicitar este permiso justo antes o después de un fin de semana, de manera que así se disponga de un par de días extra en los que poder organizar la llegada al nuevo hogar.  Así se podrá regresar al trabajo con lo básico de la nueva casa ya organizado y con el mayor número de enseres desembalados y muebles operativos.

Lógicamente será necesario pedir el permiso por mudanza con antelación suficiente.  Aunque la ley no dictamina un plazo mínimo para realizar el aviso de que se va a disponer de ese permiso, lo más recomendable es hacerlo en cuanto se haya confirmado la fecha concreta en que se va a necesitar el permiso. Hay que tener en cuenta que, si no se avisa con la antelación suficiente, la empresa podría negar el permiso al no poder organizarse ante la ausencia del trabajador.

En algunos casos se podrá pedir documentación que acredite el proceso de mudanza a realizar, y algunos sectores disponen de modelos de solicitud a cumplimentar en el que aparece recogida la posibilidad de aportar este tipo de documentos.

Suelen ser copias del contrato de la vivienda nueva, facturas de la empresa de mudanza o incluso se puede pedir un certificado de empadronamiento en la nueva domiciliación. Es importante tener claro qué tipo de documento será necesario presentar junto a la solicitud del permiso, para poder realizar el trámite dentro de los plazos previstos y sin agobios.

¿Qué otras consideraciones se deberían tener en cuenta?

Como todos los que alguna vez se han planteado una mudanza saben, este proceso no es solo un evento de un día.
Antes de la mudanza, se deberá planificar de modo cuidadoso y suele ser necesario contar con un equipo de transporte profesional.

Una empresa de mudanzas que pueda asegurarnos que los plazos estrictos que necesitamos se van a cumplir y asesorarnos para que todo pueda desarrollarse sin contratiempos. Contar con profesionales tiene además la ventaja añadida de que, si finalmente aparece algún imprevisto, podremos confiar en su experiencia para resolverlo con rapidez y sin que todo el proceso quede comprometido.

Es muy recomendable preparar una lista de verificación con cada elemento a resolver en cada paso para ayudar a minimizar el estrés de todo el proceso. Cada apartado de la lista que se vaya realizando será un modo de ver que nos vamos acercando al objetivo en el plazo previsto.

Un equipo de mudanzas profesional comprenderá perfectamente que disponer sólo de un corto permiso para la mudanza a otro domicilio es un reto para cualquiera que no lo haya afrontado antes. Por eso suelen disponer de servicios flexibles de transporte con vehículos especializados que facilitan el traslado y la mudanza.

Además, pueden dar acceso a servicios de trastero o guardamuebles si se hace necesario disponer de espacio o tiempo extra. Con personal especializado que pueda asesorarnos se podrá aprovechar el tiempo de permiso con la máxima eficiencia.