Mudanza en verano a segundas residencias en este 2021

Mudanza en verano a segundas residencias

Mudarse siempre presenta desafíos únicos sin importar cuándo suceda. Pero si hay un año en el que pude parecer aún más complejo es este, en el que el regreso a lo que se ha denominado como nueva normalidad acumula tanto desafíos como expectativas. Y, sin embargo, si se dispone de esta posibilidad, hay buenas razones para mudarse a una segunda residencia en esta época.

Precisamente porque todo el mundo ha atravesado una temporada especialmente difícil, la posibilidad de dejar todo atrás y plantarse de un modo más estable en ese lugar especial y más relajante, tiene un atractivo difícil de rechazar.

Si tenemos decidido dar este paso, lo único que necesitamos es asegurarnos que esta mudanza para el verano 2021 sea lo más fluida posible.

¿Por qué mudarse a segundas residencias este verano?

Los datos cuentan que la actividad inmobiliaria repunta en varias zonas españolas propiciada por el fin del estado de alarma. Tanto la demanda como la ocupación de segundas residencias está creciendo, con la llegada de la relajación de las restricciones sanitarias, y, obviamente, con la posibilidad de movilidad en el interior del país. Igualmente, el ritmo positivo de la vacunación hace que este verano se encare de un modo muy diferente al anterior. Tras pasar mucho tiempo confinados, parece el momento de buscar un tiempo amplio y estable en un lugar que garantice condiciones más relajantes.

La consolidación del teletrabajo puede permitir que el tiempo a permanecer en la segunda residencia sea más dilatado, y que se busque establecer en ese espacio zonas de trabajo y ocio adecuadas. Por eso son numerosos quienes se plantean llevar a su segunda residencia lo necesario para crear un entorno que les permita conjugar la faceta profesional y personal durante un buen periodo, sin los agobios de las grandes capitales.

Protocolo de mudanzas en verano a segundas residencias

Incluso en el tiempo del estado de alarma se pudieron realizar mudanzas en casos de estricta necesidad. Los protocolos de seguridad de aquel momento se han mostrado eficaces y de contrastada seguridad.

En este periodo con restricciones más relajadas, se siguen manteniendo buena parte de esas medidas de seguridad, como la toma de temperatura de los implicados en el proceso, el uso de equipos de protección individual y distancia de seguridad. Contando con profesionales experimentados en mudanzas podemos garantizar el conocimiento y cumplimiento de los protocolos necesarios en cada momento.

 

Mudanza en verano con empresa de mudanzas

Restricciones de movilidad, ¿podré mudarme a mi segunda residencia este verano?

Los cierres perimetrales que afectaban a provincias y comunidades autónomas terminaron el pasado 8 de mayo, por lo tanto, salvo algunos municipios con restricciones puntuales limitadas, no hay ya problemas de movilidad para acudir a una segunda residencia este verano. Obviamente se deberán respetar las medidas de seguridad durante los traslados.

Consejos para una mudanza fluida en este verano 2021

Veamos entonces algunos consejos que puedan hacer más sencilla nuestra mudanza a la segunda residencia este verano.

Reservar la mudanza en verano lo antes posible

El verano es, tradicionalmente, la época más activa del año para las empresas de mudanzas. Las empresas de mudanzas están especialmente ocupadas al final y al comienzo de cada mes de la temporada veraniega. Aproximadamente del 25 de un mes al 5 del mes siguiente. Muchas personas lo saben y, por lo general, reservan su mudanza con hasta 2 meses de anticipación.

Es una manera de asegurarse de poder establecer las fechas que les interesan para su mudanza. Sabiendo esto, conviene asegurarse reservar la mudanza con al menos un mes de anticipación. Alternativamente, si es posible, puede elegirse una fecha hacia la mitad del mes en el que suele haber más disponibilidad.

Completar la mayor parte del embalaje 2 días antes

La gente a menudo subestima el tiempo que lleva empaquetar sus pertenencias, algo que además se complica en el tiempo caluroso. No tener los artículos debidamente embalados el día de la mudanza puede provocar complicaciones.

La mayoría de las empresas de mudanzas no pueden tomar artículos sueltos, lo que significa que el proceso puede quedarse atascado. Para evitar esta situación, hay que asegurarse de planificar terminar de embalar al menos dos días antes de la fecha de mudanza.

Esto permitirá un par de días de margen en caso de que el proceso se prolongue más de lo esperado. Se suelen dejar los objetos más imprescindibles para terminar de empaquetar en esas jornadas extra, y se puede contar con ayuda profesional para el embalaje cuidadoso de pertenencias más delicadas o importantes.

Tener preparado todo lo esencial en la segunda residencia

No nos olvidemos de la segunda “orilla” de este viaje. Si queremos que la transición sea fluida y alejar el mayor número posible de imprevistos es bueno pensar qué queremos encontrar ya resuelto en el lugar de destino y prepararlo con antelación.

Tras un traslado en verano a nadie le apetecerá llegar y ponerse a pensar en qué se necesita para establecerse allí. Tener claro el ritmo y el orden en el que se va a desembalar todo y dejar ya preparado todo para afrontar de forma relajada cualquier tarea es una forma adecuada de empezar con buen pie la estancia en nuestra segunda residencia.

Elige la mejor empresa para tu mudanza en verano.

Si tienes cualquier duda, no dudes en contactar con nosotros.