Mudanza en Navidad: ¿Es posible?

Hacer una mudanza en navidad

¿Año nuevo, casa nueva? Durante las fechas navideñas generalmente el número de mudanzas disminuye, pero sigue habiendo familias que eligen estos días para hacer el cambio de casa que tenían proyectado e iniciar el año en su nuevo hogar. A pesar de lo que pueda parecer a priori, una mudanza en Navidad tiene algunas ventajas que pueden compensar los inconvenientes que estas fechas tan especiales presentan. De hecho, con la ayuda de una compañía de mudanzas profesional y experimentada las desventajas pueden anticiparse y minimizarse, de modo que los Reyes Magos no tengan problemas en encontrar la nueva dirección en la que entregar sus regalos.

Ventajas de una mudanza en Navidad

Una mudanza no es siempre una elección, un cambio meditado que responde a una decisión personal o familiar en el que disponemos de mucho tiempo para planificar y elegir el momento adecuado para mudarse. Obviamente hay circunstancias personales y profesionales que pueden requerir dar este paso, y no siempre se pueden elegir las fechas para realizarlo. Independientemente de las razones que motiven que nos estemos planteando una mudanza en época navideña, es bueno saber que estos días cuentan con algunas ventajas que podemos aprovechar.

Una de las principales razones para elegir estas fechas es la posibilidad de aprovechar las vacaciones y días libres que rodean a los días festivos navideños. Incluso aunque solo se dispongan de algunos días, una empresa de mudanzas con experiencia en estas tareas se adaptará a las necesidades particulares de nuestro caso y puede asesorarnos para planificar todo convenientemente.

Precisamente el hecho de que, en esta época del año, el número de mudanzas suele ser menor, puede significar que encontremos descuentos y ofertas en el sector. La mejor disponibilidad de horarios, por parte de la empresa, puede hacer que encontremos condiciones ventajosas para realizar una mudanza concentrando las tareas en un corto plazo.

Si hay niños implicados en el cambio de casa, esta es una época en la que puede resultar mucho más sencillo que el proceso no afecte a sus hábitos escolares; además de poder encontrar más fácilmente colaboración en la familia para que los pequeños sigan teniendo unas vacaciones plenas mientras se realiza la mudanza.

Por otro lado, ¿qué mejor ocasión para celebrar una cena de Navidad o comida de Año Nuevo que inaugurando una nueva casa con familia y amigos? Terminar el proceso de cambio de hogar con una celebración entrañable y divertida es un aliciente extra que nos anime en la preparación de todos los detalles de la tarea.

hacer una mudanza en navidad tiene pros y contras

Desventajas de mudarse en navidad

Una desventaja evidente, sobre todo en ciertas zonas geográficas, es el frío habitual de esta época del año. Aunque no vivamos en el clásico paisaje nevado de las postales navideñas, este es un periodo del año en que las temperaturas bajan y no es buena idea mantener la casa abierta durante mucho tiempo, o pasar la jornada entrando y saliendo con los cambios de temperatura que eso conlleva. Una mudanza en Navidad es perfectamente posible, pero afrontarla con un resfriado puede hacerla bastante cuesta arriba. Los profesionales de la empresa de mudanza nos pueden ayudar a planificar las operaciones al detalle, dejando que podamos supervisar el procedimiento con comodidad y minimizando esta problemática.

Hay que tener en cuenta también que durante el periodo navideño suele haber más tráfico por carretera, sobre todo en ciertos días y en algunas zonas urbanas. Además, el estado de la carretera puede estar en condiciones menos transitables si estamos en lugares con posibilidad de nieve, nieblas o hielo. Esto significa que cualquier proceso de transporte va a dilatarse más que en otros momentos del año, y es un tiempo extra con el que hay que contar a la hora de planificarlo todo. Si tenemos la precaución de incluir esta demora previsible en nuestros planes, no debe ser un factor importante y su impacto en el procedimiento total resultará mínimo.

Consejos por si surgen imprevistos en la mudanza

Lo que sí puede llegar a resultar un contratiempo importante son los imprevistos. Durante las navidades cualquier problema que no hayamos sido capaces de prever, generalmente por causas azarosas y difícilmente previsibles, puede suponer un retraso mayor en nuestros planes que en otros periodos del año. Es una época en la que toda la actividad se paraliza en las fechas concretas de las fiestas especiales, y se concentra de forma masiva alrededor de ellas. De modo que un imprevisto que, en otras circunstancias se podría resolver en el mismo día, puede tenernos atascados durante dos o tres jornadas sin alternativa posible. Por eso es importante contar con la ayuda de una empresa de mudanzas con experiencia, que pueda aportar soluciones flexibles como respuesta a los problemas que surjan. Sería también muy conveniente que disponga de un servicio de guardamuebles, en el que caso de que necesitemos un lugar en el que nuestras pertenencias puedan estar seguras incluso si se presenta una demora en los planes trazados.

Con un poco de previsión y la colaboración profesional adecuada, aunque nos mudemos en Navidad nuestra máxima preocupación será hacerle llegar a tiempo nuestra nueva dirección a los Reyes Magos.