Trámites burocráticos que necesitas saber para hacer una mudanza

trámites burocráticos necesarios para realizar una mudanza

Preparar todo lo que queremos trasladar, hacer el embalaje con cuidado y ceñirse a las fechas acordadas con nuestra empresa de mudanzas… Puede que parezca que está todo listo y preparado para el traslado, pero aún falta una parte complicada que solucionar.

Decía Kafka que cualquier progreso está destinado a deshacerse entre capas de burocracia

Esto es lo que podría ocurrir con nuestra mudanza si no atendemos a los trámites burocráticos necesarios para garantizar nuestra óptima reubicación en el nuevo destino. Vamos a revisar los trámites más habituales que puede conllevar un proceso de mudanza, para que ninguna sombra kafkiana amenace nuestro traslado.

Los trámites burocráticos más importantes

El tipo y la complejidad de los trámites burocráticos que acompañan a una mudanza depende básicamente del tipo de traslado que estemos realizando. Por supuesto todo se complica más cuando se trata de mudanzas internacionales, mucho más aún si son fuera de la Unión Europea.

En esos casos es siempre necesario recurrir a las páginas de la embajada de turno para recibir orientación útil de la salida. En especial a la llegada, ya que en el lugar de destino encontraremos sus propios trámites burocráticos para establecernos en el país.

El empadronamiento

Cuando tenemos previsto cambiar de residencia, esta es una de las primeras cosas que se necesita hacer. Para ello se debe acudir a nuestra oficina de empadronamiento, que por lo general se encontrará situada en el ayuntamiento de nuestra localidad. Allí tendremos que solicitar los impresos necesarios para formalizar un cambio de residencia.

El tipo de documentación que se necesita aportar para este tipo de trámite en cada municipio suele estar disponible en la información online del ayuntamiento, por lo que es buena idea informarse bien antes y, así, poder llevar todo lo necesario en el momento de la solicitud.

Las altas y bajas de los suministros

Lógicamente, antes de dejar nuestra casa previa, tendremos que contactar con las empresas que nos realicen los suministros de energía, agua o internet y otros servicios. Deberemos darnos de baja de todos aquellos suministros y servicios que dependan de nosotros, y hacerlo con la antelación que cada compañía estipule en sus reglamentaciones y mediante las modalidades que cada una tenga previsto.

De no hacerlo en los plazos y modalidades estipulados en nuestros contratos nos arriesgamos a acabar pagando meses de más. A la vez, siempre contando con los plazos que establezca cada compañía deberemos darnos de alta en la nueva dirección para encontrar todo listo tras el traslado.

En algunos casos la nueva vivienda a la que vamos ya contará con varios de estos suministros. En esta situación lo que habrá que hacer es comunicar el cambio de la titularidad de estos servicios, dando los datos necesarios para que cada recibo llegue a nuestra cuenta bancaria y a nuestro correo. Es posible que para este tipo de gestiones debamos tener localizadas las lecturas recientes del contador de cada tipo.

Cambiar de centro de salud

Si cambiamos de ciudad o si simplemente cambiamos de zona dentro de la misma ciudad, generalmente esto implicará un cambio de nuestro centro médico de atención primaria y del hospital de referencia. Será necesario, por tanto, modificar los datos de que dispone la Seguridad Social y realizar una nueva elección de centro de salud y de médico. Esto se puede realizar online en las páginas pertinentes de la Seguridad Social o también de forma presencial en alguna de sus oficinas.

Trámites burocráticos para una mudanza, cuáles son los trámites necesarios.

Avisar a Hacienda y a la Dirección General de Tráfico

Es también importante no olvidar realizar los trámites para el cambio de domicilio fiscal, de modo que Hacienda pueda actualizar nuestros datos y así nos lleguen puntualmente las notificaciones que nos tengan que realizar. Esto es especialmente relevante para empresas o profesionales autónomos, y, en estos casos, se debe utilizar el modelo 036 o 037 para tramitar un cambio de domicilio fiscal.

Para el caso de las personas físicas, en el supuesto de que no realicen ninguna actividad económica por cuenta propia, se podrá realizar la actualización de estos datos en la propia declaración de Hacienda o bien presentando el correspondiente modelo 030.

Para aquellos que sean conductores en activo será también necesario informar del cambio de residencia a la Dirección General de Tráfico. Si no nos vamos a trasladar a otra ciudad no tendremos que aportar el certificado de empadronamiento en la nueva dirección o el DNI con el nuevo domicilio consignado; generalmente será suficiente con que presentemos un recibo domiciliado o justificante de domiciliación en el que aparezca el nuevo domicilio. Este tipo de gestión es gratuita.

Cambiar de dirección en el DNI y pasaporte

Nuestro nuevo domicilio deberá constar en nuestros documentos de identidad principales, como es el caso del DNI y el pasaporte. Para poder modificar la dirección que figura en nuestro DNI, antes deberemos tener el nuevo certificado de empadronamiento.

Tras esto podremos renovar el DNI por cambio de domicilio, que es un trámite que se puede realizar gratuitamente. Tener la nueva dirección consignada en nuestro documento de identidad nos facilitará otras futuras gestiones que necesitemos realizar con otras administraciones y también las domiciliaciones de servicios.

Consulta cualquier duda sobre trámites burocráticos

Si tienes cualquier duda sobre los trámites burocráticos necesarios para realizar una mudanza correctamente, no dudes en contactar con Enrytrans.